Los objetivos son el corazón de toda empresa, definirlos y comunicarlos de manera eficaz será prioritario para crear una excelente organización. 

¿Qué es un objetivo para los colaboradores?

Cualquier empresa u organización debe contar con objetivos claros y definidos para operar de manera eficiente, permitiéndole llegar al objetivo establecido.

Cada empleado debe tener, comprender y trabajar para lograr los objetivos que le son establecidos, asimismo debe asimilar la importancia de su trabajo, cada objetivo se volverá un gran logro si se comunica y define adecuadamente. 

Definir los objetivos de manera grupal e individual facilitarán las tareas, mantener una comunicación clara será el primer paso para que los supervisores puedan asignar las tareas correspondientes a sus colaboradores. 

Tipos de objetivos 

Para comenzar a definirlos, es importante comprender los diferentes tipos de objetivos que existen, y que incluso pueden pertenecer a más de una categoría. 

Objetivos generales

Este tipo de objetivos  pueden concretarse con la ayuda de diversos compañeros, ya sea en equipo o por departamento (recursos humanos, marketing, ventas, entre otras).

Por lo general, son objetivos con metas de mayor tamaño que conllevan subtareas de cada uno de los colaboradores e incluso pueden llegar a ser de largo plazo, pero que serán de gran importancia para el desarrollo de la empresa en general. 

Ejemplo: El equipo de recursos humanos busca atraer más talento a su empresa. 

Objetivos específicos

Por su parte, los objetivos específicos son ejecutados de manera individual. Son tareas que una persona podrá cumplir de acuerdo a su posición en cada departamento.

Pueden ser objetivos que están planeados para realizarse en un corto periodo de tiempo, normalmente son subtareas que pertenecen a una general. 

Ejemplo: El encargado de reclutamiento deberá publicar cierta cantidad de publicaciones, mientras que su compañero realizará las entrevistas para conseguir cubrir determinada vacante.

Objetivos a largo plazo

Los objetivos también se pueden categorizar por el tiempo que les tome llegar a su meta final. Por lo general son metas que llevan más tiempo ya que están contempladas para lograr grandes cambios y beneficios. Los objetivos a largo plazo estarán compuestos por objetivos individuales y generales durante meses o incluso años. 

Ejemplo: Disminuir el índice de rotación en un 50% durante el próximo año. 

Objetivos a corto plazo

Los objetivos a corto plazo, son normalmente objetivos que no conllevan un proceso largo, sin embargo no les resta importancia. Pueden ser generales o individuales que serán parte del proceso para lograr un objetivo a largo plazo. 

Ejemplo: Dar capacitación a los nuevos vendedores de la organización. 

Objetivos de la empresa

Las empresas y sus colaboradores siempre tendrán metas en común ya sea por el compromiso que mantienen con la misma o los beneficios que pueda otorgarles como bonos, más días de vacaciones, aumento de sueldo, etc.

Por ello, la comunicación entre la empresa y los colaboradores deberá ser precisa. Los objetivos de ambas partes traerá siempre un beneficio mutuo. 

Ejemplo: Pertenecer al listado de las diez empresas con mejores ventas del país. 

KPIS de RH

Crea objetivos SMART 

Los objetivos SMART son aquellos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo determinado.

Este método para establecerlos, facilita su cumplimiento ya que se comprenden como objetivos realistas con una buena definición de lo que se debe lograr y son vitales para lograr los objetivos de la empresa, pero también ayudarán a incrementar la motivación.

Conoce todo sobre la Metodología OKR: ¿Qué es y cómo aplicarla en RR.HH.?

¿Cómo definir los objetivos de un empleado?

El siguiente paso será definir los objetivos realistas para cada uno de los departamentos o colaboradores dentro de la empresa. Para lograrlo exitosamente es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

 Conocer los departamentos 

Cada departamento tiene tareas específicas que les ayudan a cumplir el objetivo final. Por ejemplo, el departamento de RR.HH. se encarga de atraer y gestionar al talento, crear un espacio seguro y sano, mantener la información actualizada, conocer las inquietudes de los empleados, entre muchas otras tareas.

En este caso, conocer el organigrama de cada departamento es fundamental para establecer los objetivos correctos a la persona adecuada, pero también al departamento correcto. 

Redactarlos correctamente

La redacción de los objetivos debe ser concreta. Deberá incluir el periodo en el que se realizará, qué se busca lograr, quiénes están involucrados, quién lo supervisará y con qué medios se ejecutarán las tareas. Aparentemente es una tarea simple, pero si no está bien redactado puede crear malos entendidos y retrasar el proceso. 

Comunicarlos al equipo 

Muchas veces los objetivos se comunican únicamente a la persona encargada, sin embargo, si se trata de un objetivo que involucra a más de una persona, todos deben de conocer las tareas que los demás ejecutarán en caso de requerir apoyo o para saber con quién dirigirse en determinado caso.

Mantener una meta 

Tener una meta en común promoverá el trabajo en equipo, de esta manera el objetivo será prioridad de la mayoría. Crear una meta específica y realista motivará al equipo a lograrlo, por otro lado si la meta no resulta ser lo suficientemente clara se perderá el interés. 

Las ventajas de definir los objetivos

Esta ardua tarea tendrá beneficios en el desempeño de los colaboradores que se refleja en los grandes logros de la organización.

Conocer el progreso de los colaboradores

Al promover la definición de los objetivos podrás conocer el progreso de tus colaboradores, así como el de cada departamento.

A través de los objetivos logrados o no logrados podrás identificar debilidades y fortalezas para cada uno de los casos y hacer los ajustes pertinentes.

Promover el trabajo en equipo

Junto con los objetivos generales la promoción del trabajo en equipo será mayor. Al contar con las metas definidas de manera correcta, el equipo se verá mayormente involucrado en las tareas diarias ya que conocerán su papel en la cadena de trabajo. 

Incrementar la motivación 

Tener una meta en común mejorará la motivación, como lo hemos dicho, mantener la motivación vinculada con los objetivos será un punto a favor para llegar a las grandes metas. Los colaboradores se verán relacionados con la empresa para crear beneficios que puedan aportar a ambas partes. 

Con ayuda de un software especializado en recursos humanos podrás apoyar la creación de los objetivos de los colaboradores. HolmesHR cuenta con herramientas intuitivas para conocer las labores de cada integrante de los equipos, comunicar los objetivos y mantenerlos al tanto del avance de los mismos.

Si deseas conocer cómo puedes lograrlo con la ayuda de la tecnología, te invitamos a agendar una demo ahora mismo.

Software gestión de RRHH

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.