Un contrato individual de trabajo es un convenio en virtud del cual una persona se obliga a prestar a otra, un trabajo personal subordinado mediante el pago de una retribución previamente convenida (Artículo 20 de la LFT).

Este documento es una prueba fehaciente de la relación entre quien presta un servicio laboral y quien lo recibe, así como de los términos acordados: condiciones de trabajo, jornada laboral, salario, prestaciones y obligaciones de cada una de las partes.

Para qué sirve un contrato individual de trabajo 

El contrato individual de trabajo sirve para enfrentar un conflicto laboral y llegar a una resolución, en caso de que alguna de las partes deseara dar por terminada la relación. En este caso el contrato individual de trabajo haría constar las condiciones establecidas y, en su caso, demostrar si alguna se incumplió. 

Su importancia radica en que permite formalizar la relación y garantizar la protección de los intereses del empleador y del colaborador. 

En parte, por ello la legislación laboral menciona que deben existir al menos dos ejemplares de éste, uno para cada parte involucrada.

Formato de contrato individual de trabajo

¿Qué debe incluir el contrato individual de trabajo?

El contrato individual de trabajo debe hacer hincapié en los derechos y obligaciones de ambas partes, así como en las condiciones de trabajo.

En el artículo 25 de la Ley Federal del Trabajo, se especifican las condiciones que el contrato deberá contener:

  • Nombre, nacionalidad, edad, sexo, estado civil, CURP, RFC, domicilio del trabajador y del patrón.
  • Si la relación laboral es para obra o tiempo determinado, por temporada, de capacitación inicial por tiempo indeterminado y si está sujeta a periodo de prueba.
  • El servicio que deben prestarse, determinándolos de la forma más precisa posible.
  • El lugar o lugares donde se prestará el servicio.
  • La duración de la jornada.
  • La forma y monto del salario.
  • El día y lugar de pago.
  • La indicación de que el trabajador será capacitado o adiestrado en los términos de los planes y programas establecidos en la empresa.
  • Otras condiciones de trabajo, tales como días de descanso, vacaciones y otras que convengan a las partes.

La recomendación de siempre es mantener registro del contrato, pero también de los puntos que establece, como la documentación personal de los colaboradores, sobre el tiempo trabajado, los comprobantes del pago de salarios, las vacaciones, las herramientas proporcionadas y cualquier otra que constate las condiciones laborales.

Conoce de qué forma puedes mantener toda tu documentación organizada, al día y siempre accesible, con HolmesHR.

Gestor Documental

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.