De acuerdo con el Artículo 133 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) los patrones o representantes de las empresas tienen prohibido negarse a aceptar trabajadores por cualquier criterio que pueda dar lugar a un acto discriminatorio y que atente contra la dignidad humana.

¿Qué es la discriminación?

Para efectos de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, se entiende por discriminación toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que obstaculice, impida o anule el goce de ejercicio de los derechos humanos y libertades, por motivos como el origen étnico o nacional, color de piel, cultura, lengua, género, edad, discapacidades, condición social, económica, de salud o jurídica.

Así como por cuestiones como la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, las opiniones, las preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, o incluso la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o cualquier otro motivo.

De acuerdo con el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), algunos ejemplos claros de conductas discriminatorias son la restriccion de oportunidades de acceso, permanencia y ascenso a un empleo, o hacer diferencias en los salarios, las prestaciones y las condiciones laborales para trabajos iguales. 

¿Cómo afecta la discriminación en el trabajo?

Sin duda los efectos de la discriminación son evidentes en todos los ambitos en los que se desarollan las personas, pues afecta la percepcion de si mismos y su motivación, además de provocar aislamiento o desvinculacion con los grupos con lo que convive y debería relacionarse. 

Esto impacta profundamente en su autoestima y genera sentimientos como tristeza, resentimiento, ira y temor a ser agredido, lo que desemboca en una baja productividad y un nulo compromiso o trabajo en equipo.

De ahí que los patrones deban sensibilizarse respecto al origen de las conductas discriminatorias para detectarlas oportunamente y evitar impactos negativos en los colaboradores, el clima laboral y la productividad misma.

¿Por qué se debe prohibir cualquier acto de discriminación en las empresas?

Primeramente porque la discriminación vulnera la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas, pero por si fuera poco las empresas que no realicen acciones encaminadas a prevenir o erradicar este tipo de acciones pueden ser acreedoras a sanciones económicas que pueden ir de $18,872 a $377,450, conforme el Artículo 994, fracción VI, de la legislación laboral vigente.

Pero, ¿qué pueden hacer las empresas para evitar la discriminación laboral?

Principalmente las empresas pueden (y deben) mantener una postura que prohíba categóricamente las distinciones por razones de edad, raza, sexo, discapacidad, nacionalidad, religión o cualquier otra que no tenga que ver con su capacidad para desempeñar las labores correspondientes.

Algunas acciones concretas para mantener esta filosofía son:

  • Evitar cualquier práctica discriminatoria en la fase de selección y contratación, empezando desde la redacción de los requerimientos para el perfil de los colaboradores.
  • Establecer acciones, cuyo objetivo sea la equidad laboral y el trato justo, en las cuales se definan los derechos de asignación de puestos de trabajo y promoción como pago de salarios y prestaciones, entre otras condiciones laborales.
  • Crear un manual de políticas contra actos discriminatorios en el que se detallen claramente:

– Todos los tipos posibles de discriminación.
– Proceso que se deberá de seguir como parte del protocolo para las denuncias.
– Vías de comunicación a través de las cuales un empleado puede denunciar.
– Indicar a los funcionarios a quienes se les pueda informar cuando sean sujetos a un trato desigual o injusto.
– Seguimiento para la investigación.
– Medidas disciplinarias que se adoptarán en cada caso.

  • Ser contundentes y congruentes con la política de la empresa al abordar una situación de discriminación, para evitar nuevos casos o indiferencia y desinterés en la política. 
  • Difundir los procedimientos y las medidas de prohibición de las acciones discriminatorias a todos los gerentes, supervisores y colaboradores en general.
  • Implementar mecanismos eficaces de comunicación y difusión de información, de modo que los grupos vulnerables sepan cómo actuar. De ser necesario podrían ser medios anónimos, atendidos por personal capacitado para administrarlos.
  • Convocar a las víctimas de discriminación a alzar la voz, tratar en la medida de lo posible de recabar elementos que sustenten sus quejas y darles seguimiento.

La discriminación laboral es un problema que debe y puede evitarse en una empresa a través de políticas y protocolos adecuados que todos los empleados conozcan.  

HolmesHR dispone de funcionalidad que puede apoyar tu implementación de un manual contra acciones discriminatorias como la red social corporativa, el buzón de quejas, las encuestas de recursos humanos, la NOM-035, entre otros. Solicita una demo y conoce todo lo que Holmes puede hacer por tu organización, desde el área de RR.HH.

Comunicación Interna

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.