Un esquema de compensación variable, comúnmente conocidos como bonos o comisiones, es una forma de remuneración basada en variables medibles y previamente definidas.

Éstas, a diferencia del sueldo fijo, pueden depender del desempeño del colaborador, del área o la naturaleza del puesto y por lo general se miden a través de metas de productividad, es decir que una parte de las percepciones totales del colaborador, depende del logro de sus objetivos.

Beneficios de la compensación variable

Utilizar este esquema tiene dos principales beneficios. Por un lado motiva a los colaboradores a mejorar su rendimiento para asegurar o incrementar su retribución económica. 

Para las empresas es benéfico, porque en caso de no cumplirse los objetivos, no otorga los bonos completos, es decir, porque paga únicamente con base en lo percibido, permitiéndole controlar los gastos en caso de que los resultados no son los esperados.

Consideraciones para que el sistema de compensación sea un éxito

En un esquema salarial, es común que las empresas realicen un análisis comparativo de los salarios que ofrecen a sus colaboradores y con base en ello, ajustarlo para ser más competitivos. 

Algo similar se puede realizar para desarrollar un plan de esquema de compensación variable, sumado a considerar aspectos como:

  1. Alinear los objetivos organizacionales con los modelos de compensación de los colaboradores. 
  2. Actualizarlos de forma periódica.
  3. Verificar que siguen siendo indicadores ideales para el propósito de la organización.
  4. Establecer los parámetros con base en el alcance real que puede tener el colaborador. 
  5. Evitar establecerlo sin alinearlo con la planificación y análisis financiero.

¿Cómo aplicar el sistema de compensación variable?

Para implementar un esquema de compensación variable exitoso, se requiere contemplar los objetivos de las áreas y su seguimiento, así como seguir una serie de pasos mínimos, que te compartimos a continuación:

Fija los objetivos

Recuerda que un modelo de compensaciones no tiene por qué ser muy complejo, sino únicamente poseer características básicas como ser claros, alcanzables, medibles y con políticas claras como el tiempo disponible para lograrlos o la manera para obtenerlos.

Establece el balance entre fijo y variable

Asigna el porcentaje de las percepciones finales, que serán fijas y el que será variable. Este porcentaje puede ser el mismo para un equipo o incluso para la empresa completa, independientemente de los salarios de cada colaborador. 

Este punto es fundamental tanto para el área de RR.HH., como para los cálculos de finanzas al momento de realizar la prenómina. 

Analiza los beneficios

Comparar continuamente tanto a tus pares de industria, como las ventajas y desventajas de este esquema puede evitar conflictos internos o insatisfacciones entre tu plantilla. Por eso es importante como mencionamos antes, la verificación continua, de los indicadores en los que se basan los bonos siguen siendo relevantes para el propósito de la organización.

Mantén la comunicación

Un punto muy relevante es comunicar de forma clara y transparente, tanto los KPI’s en los que se basa el esquema de compensación variable, como las reglas bajo las que se hacen acreedores a éstos y los resultados periódicos. Con esta información evitarás problemas, malentendidos o suposiciones. 

Si deseas implementas el pago a tus colaboradores en un esquema de compensación variable o ya lo haces, pero buscas la manera de agilizarlo, con el módulo de prenómina de HolmesHR controla pagos, abonos y descuentos, y crea los conceptos que requiera tu empresa. Solicita una demo y conoce todo lo que puede hacer por ti y tu empresa.

Rotación de personal con un Software RRHH

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.