La gestión de la nómina es uno de los temas más importantes en una empresa, tanto desde el punto de vista administrativo, como contable y de gestión del capital humano, de ahí la relevancia de conocer los esquemas de pago de nómina, en qué casos aplica cada uno de ellos y cuál es más conveniente en cierto momento.

A continuación te compartimos brevemente todo lo que necesitas saber sobre los esquemas de pago más comunes en México. 

La nómina: qué es y cuál es su estructura

Antes de hablar de los esquemas de pago es importante hablar de la nómina, conocer su estructura y sus conceptos.

Entendida por la empresa como el listado de personas que componen la plantilla por las que hay que calcular y pagar un sueldo de forma regular, la nómina incluye una serie de conceptos que presentamos a continuación:

Percepciones

Ingresos que el colaborador recibe por el trabajo realizado en cierto periodo.

En este concepto se incluye el salario, los bonos (ya sea por desempeño, antigüedad, metas, etc.) y las comisiones, así como horas extra, prima vacacional o algún subsidio.

Deducciones

Cantidad de dinero que se resta del total de percepciones a percibir. Estas dependerán del tipo de contrato, siendo algunas de las más comunes:

– Cuota obrero patronales (IMSS)
– Impuesto Sobre La Renta (ISR)
– Impuesto al Valor Agregado (IVA)
– Fondo de Vivienda (Infonavit)
– Afore

Algunas otras pueden estar relacionadas con el pago de cuotas sindicales, cajas de ahorro o descuentos de algún gasto que haya corrido por parte de la empresa (renta, convenios, equipo, etc.)

Periodo

Este depende del acuerdo al que hayan llegado patrón y trabajador sobre el pago del salario. Puede ser semanal, quincenal, catorcenal o mensual.

Tipo de contrato

Se refiere al acuerdo escrito que se celebra entre patrón y trabajador, en el que se establecen los servicios a prestar a cambio de una determinada retribución, así como las condiciones para regular la relación entre ellos. 

En México existen diferentes tipos de contratos laborales o relaciones de trabajo vigentes que se encuentran enunciados en el artículo 35 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) y son:

– Obra
– Tiempo determinado
– Temporada
– Tiempo indeterminado
– Periodo de prueba
– Capacitación inicial

“Las relaciones de trabajo pueden ser para obra o tiempo determinado, por temporada o por tiempo indeterminado y en su caso podrá estar sujeto a prueba o capacitación inicial. A falta de estipulaciones expresas, la relación será por tiempo indeterminado ”.

Artículo 35, LFT

Esquemas de pago de nómina más comunes

En México existen diversas modalidades en que las empresas pueden pagar el salario a sus colaboradores. A continuación revisaremos cuáles son los más comunes, sus características y ventajas.

100% nomina (sueldos y salarios)

Sin duda es el más común a nivel nacional. Quienes reciben su salario bajo este esquema, tienen derecho al pago de aguinaldo, vacaciones, PTU, seguridad social, Infonavit, Afore y otras prestaciones.

En este caso la empresa se hace cargo del pago de impuestos a través del régimen de sueldos y salarios y otra ventaja para el colaborador, además del pago de las prestaciones de ley y que en caso de despido sería acreedor a finiquito. 

Sin embargo, su principal desventajas es que el total por impuestos deducidos es muy elevado (20-30%) y por lo general el trabajador termina recibiendo un salario muy bajo en efectivo.

Asimilados a salarios

Esquema para quienes su salario representa más  del  50%  del  total  de  sus  ingresos. Su principal característica es que los trabajadores no se consideran empleados sino prestadores de servicios profesionales y por lo tanto las deducciones son menores que en el esquema de 100% nominal.

Las empresas no hacen retenciones para el seguro social, afore, infonavit, etc, ni está obligada a otorgar las prestaciones mínimas de ley, pero puede ofrecer otros beneficios. 

Además, la cantidad de ISR a pagar dependerá de la estrategia fiscal de la empresa al no tener el colaborador subsidio al empleo y será éste quien asuma la responsabilidad de la declaración anual.

Pago por honorarios

Se trata del esquema más común para trabajadores independientes, también llamados “freelancers”, quienes se convierten en proveedores de un servicio solicitado por la empresa y reciben un pago neto por él, sin descuento de impuestos.

Para que esto sea posible, el profesional debe estar registrado ante Hacienda como persona moral y la actividad profesional adecuada y generar facturas.

Aunque de esta forma, el trabajador recibe mayores ingresos que si trabajara bajo el esquema de nómina, se debe encargar de su propia contabilidad y realizar la declaración de sus impuestos, por lo que representa un mínimo de trabajo administrativo o contable para la empresa.

En este caso, los trabajadores no firman un contrato, no cuentan con prestaciones ni cotizan para el seguro social a menos que se den de alta a sí mismos.

Pago de nómina mixto

Este esquema se compone por dos o más tipos de ingresos, comúnmente nómina y asimilados a salarios

El primero permite a los trabajadores recibir sus prestaciones de ley como aguinaldo, vacaciones, PTU, seguridad social, Infonavit, Afore, finiquito o liquidación, primas, entre otras. Mientras que el esquema asimilados a salarios u honorarios limita la carga fiscal, lo que permite que el sueldo sea más alto.

En este caso la base salarial por nómina es menor que la que realmente gana el colaborador, lo que afecta sus cotizaciones en el seguro social, aportaciones a la Afore y capacidad de crédito de Infonavit e impacta en el pago del aguinaldo, prima vacacional o reparta de utilidades. 

Por ejemplo, en caso de incapacidad, solo se pagaría con base en lo registrado como el salario bajo el esquema de nómina. El aguinaldo y prima vacacional serían con base al total de tus ingresos y sólo por lo que oficialmente ganas por nómina. 


Con estos esquemas las empresas pueden mejorar tanto el ingreso neto que brindan a sus colaboradores, como estructurar de forma eficiente su estrategia fiscal, significando beneficios para ambas partes. 

Rotación de personal con un Software RRHH

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.