Bien dice el dicho que la “puntualidad es deber de caballeros, cortesía de reyes, hábito de gente de valor y costumbre de personas bien educadas”…pero desafortunadamente —y sin tener porqué ser un pretexto— en México nos enfrentamos día a día a un sinfín de desafíos para cumplir con ella. 

Las empresas, por su parte, tienen la facultad de sancionar las faltas o retardos de sus trabajadores, de acuerdo a lo establecido y acordado en sus políticas. 

A continuación te explicamos qué dice la ley y cómo puedes gestionar los retardos en la nómina.

🚩 Recurso Extra: Formato descargable para el registro de asistencias

Descarga esta plantilla para el registro de asistencias:

¿Cómo puedo gestionar los retardos?

Es posible que el patrón asigne sanciones de acuerdo a sus políticas, como actas administrativas, suspensiones, equiparación con faltas después de ciertos retardos, eliminación de bonos sujetos a asistencia o puntualidad, etc. 

De hecho, es común que las empresas equiparen 3 retardos con una falta, y a su vez, 3 inasistencias injustificadas en un mes, con una baja (con base en el artículo 47 LFT, fracción X).

Y de conformidad con lo que señala el artículo 517, fracción I, el patrón solamente puede imponer una medida disciplinaria dentro de los 30 días siguientes a la fecha en que incurrió en una de las faltas previstas en el reglamento interior de trabajo. 

¿Se pueden realizar descuentos al salario por retardos?

No, legalmente no es posible realizar descuentos por no llegar a tiempo al trabajo. 

La Ley Federal del Trabajo señala en su artículo 110 que los descuentos en los salarios de los trabajadores están prohibidos salvo en  ciertos casos, en lo que no se incluye a los retardos. 

Y si bien algunas empresas brindan algún tiempo de tolerancia posterior a la hora de entrada de sus colaboradores, la LFT no menciona en ningún capítulo que el trabajador tenga derecho a ésta, por lo que no están obligados a darlo, si no lo desean.

Pero es importante señalar que para que los retardos puedan ser sancionados con una sanción consistente en la suspensión de un día de trabajo, se requieren dos presupuestos:

  • Que sean 3 o más retardos en un plazo de 30 días.
  • Que la sanción se imponga dentro de los 30 días siguientes a la fecha del último retardo.

En el caso que el trabajador, al incurrir en 3 retardos en un lapso de 30 días, se haga acreedor a la medida disciplinaria consistente en la suspensión de 1 día de labores, no debe prestar su servicio en esa fecha, puesto que no tendrá derecho a percibir el salario correspondiente. 

Es decir que no se puede descontar si se trabaja, pero pueden impedir su ingreso, evitando que labore y en consecuencia no pagar ese día.

Cabe destacar que estas sanciones deberán estar previamente establecidas y aprobadas en el reglamento interno del trabajo, para no dar pie a recurrir a sanciones excesivas, improvisadas o consideradas como una forma de llevar al trabajador a renunciar voluntariamente. 

ebook evaluación de desempeño

¿Qué debe considerar mi reglamento con respecto a los retardos?

De acuerdo con el artículo 423 de la LFT, el reglamento deberá contener —entre otros elementos— horas de entrada y salida; lugar y momento en que deben comenzar y terminar las jornadas de trabajo; permisos y licencias; disposiciones disciplinarias y procedimientos para su aplicación. Asimismo, menciona que el trabajador tendrá derecho a ser oído antes de que se aplique la sanción.

A modo de resumen y como recomendación, podríamos decir que el reglamento debería incluir la hora de inicio y término de jornada, tiempo de tolerancia (en caso de que así se decida en la empresa), cómo solicitar permiso para llegar tarde y qué pasa en caso de retardo injustificado.

También podría incluirse un apartado sobre la gravedad de la penalización de acuerdo a factores como la tolerancia máxima, el tiempo de retardo, la frecuencia, el cargo e incluso el contexto (por ejemplo si se llega tarde al realizar una guardia). 

Importancia de gestionar los retardos formalmente

Para evitar que llegar tarde se vuelva habitual, se le deje de dar la importancia que tiene y se convierta en algo común e incluso en un problema de gravedad, es importante tener por escrito las reglas que lo regulan y que se cumplan las sanciones.

Además de mantener un correcto registro horario, justamente para monitorear y detectar en tiempo y forma dichas incidencias.

¿Cómo detectar los retardos con HolmesHR?

Para detectar retardos, faltas u otro tipo de incidencias en tiempo real, de forma ágil y sobre todo, que se automatice para facilitar la prenómina, es necesario contar con las herramientas adecuadas.

El software de control horario de Holmes permite: 

  • Olvidarse de los posibles errores al llevar el registro de forma manual.
  • Checar desde donde se cumpla la jornada laboral, ya sea desde una computadora o en nuestra app móvil.
  • Llevar un control diario de incidencias, centralizado y siempre disponible para su consulta.  
  • Configurar cuantas jornadas sean necesarias en las empresas, ya sea por colaborador, equipo o centro de trabajo.
  • Reducir el trabajo y costes operativos del área de Recursos Humanos.
  • Recibir notificaciones en tiempo real sobre las asistencias de tu equipo y sobre las faltas de registro. Controlar toda la información mediante los reportes descargables.

Te gustaría saber más sobre todos los beneficios de controlar los retardos con HolmesHR

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.