Durante el primer trimestre del año 2021, el Senado de la República aprobó una serie de reformas a diversas leyes, a fin de garantizar la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres, y erradicar la discriminación salarial contra las trabajadoras. 

Este tema no es solo local, pues la promoción de la igualdad de género para acceder a un trabajo decente —entendido como aquel bien remunerado, productivo y realizado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana— también ha sido abordado desde los mandatos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y proyectado en las normas internacionales pertinentes.

Antecedentes de la ley de pago igualitario en México

Al año 2019, México ocupaba en quinto lugar de los 37 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor brecha salarial entre mujeres y hombres con 18.8%, una de las más amplias entre los países miembros y muy por encima del promedio que es de 13%. 

Es decir, que en términos generales, una mujer —incluso con posiciones ocupacionales, responsabilidades y preparación escolar similares— gana menos que un hombre, por realizar el mismo trabajo.

De acuerdo con la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), existen cuatro causas que propician esta brecha, en las que valdría la pena la intervención desde la gestión de capital humano, tanto para comprender su origen, como para darles solución:

  • La discriminación en el lugar de trabajo.
  • La diferencia en los sectores laborales en los que históricamente se han desempeñado los hombres.
  • La escasa participación de las mujeres en puestos de liderazgo y de alta dirección.
  • La falta de políticas de conciliación de la vida personal y profesional.

Si bien en las últimas décadas se han sumado más mexicanas al mercado laboral, los retos para incrementar su ingreso, permanencia y crecimiento, siguen latentes. 

En qué consiste la Ley pago igualitario en México

Garantizar la igualdad salarial

Con 113 votos de los legisladores a favor, cero en contra y cero abstenciones, el Pleno del Senado aprobó reformas para garantizar la igualdad salarial entre hombres y mujeres, a través de la promoción de la igualdad remunerativa; el establecimiento de parámetros para la negociación colectiva; la fijación de salarios mínimos y el fomento y obligación de acciones de promoción. 

Por lo que establece que será objetivo de la política nacional el diseño, implementación, ejecución y evaluación de medidas para fortalecer el acceso de las mujeres al empleo y la aplicación efectiva de igualdad de trato y no discriminación en las condiciones de trabajo entre mujeres y hombres.

Conoce otras leyes que impactan la labor del departamento de Recursos Humanos

Acciones específicas

Para ello, las instituciones públicas, privadas y sociales deberán tramitar un Certificado de Igualdad Laboral de Género y No Discriminación para acreditar que cuentan con prácticas de igualdad de género y no discriminación que favorezcan el desarrollo integral de sus colaboradores.

Asimismo, los salarios se fijarán con base en criterios objetivos, en términos de lo establecido en la Constitución y los tratados o convenios internacionales en la materia, considerando los conocimientos profesionales, la destreza y las aptitudes para las relaciones interpersonales, así como los esfuerzos mental y físico, las responsabilidades del puesto, independientemente del número de personas a cargo.

Con la reforma, los patrones estarán obligados a identificar y hacer del conocimiento de las autoridades e instancias correspondientes posibles acciones u omisiones que afecten el principio de igualdad salarial.

Además, quedará prohibida toda compensación o práctica que incida en las percepciones económicas de la persona trabajadora, originada por razones de género, étnica, de edad, cultural o cualquier motivo discriminatorio.

Desde HolmesHR celebramos este tipo de acciones, que apuestan por la disminución de la brecha salarial y a la vez buscan transformar los sistemas políticos, económicos y sociales vigentes; la profesionalización de las mujeres e incrementar las oportunidades de crecimiento profesional de las mujeres, pues esto contribuye al desarrollo de un país más equitativo, competitivo y con mayor bienestar para su población. 

Rotación de personal con un Software RRHH

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.