De acuerdo con cifras de Banxico, la participación laboral de las mujeres millennials es más elevada (55.4%) que la observada en la Generación X (49.9%).

Y aunque de a poco, es cierto que cada vez podemos observar mayor representación femenina en cargos tradicionalmente ocupados por hombres, como  aquellos puestos directivos y de toma de decisiones, e incluso  en la presidencia de importantes naciones.

Mujeres de todos los sectores y profesiones han adquirido -como nunca antes- mayor visibilidad en el mundo laboral. Pero qué implica este liderazgo, cuánto ha costado abrirse paso en estos ámbitos y cuáles han sido los resultados. Acompáñanos a descubrirlo en este blog post.

¿Qué es Liderazgo?

Antes de revisar las particularidades del liderazgo femenino, habría que partir del verdadero concepto de liderazgo, que según el autor especialista en desarrollo personal John C. Maxwell, es el poder de influencia que una persona (líder) logra desarrollar sobre los demás. 

De acuerdo con la Directora General de DNE Consulting, Alejandra Toscano —en entrevista con HolmesHR— el objetivo de los líderes en las organizaciones no es gestionar,  dirigir, supervisar, ni controlar, ya que en realidad estas son herramientas.

El objetivo real de un líder es el de “lograr a través de otros”, es decir hacer que los colaboradores a su cargo alcancen sus objetivos, convenciéndolos, motivándolos e influyendo en ellos.

Y si bien anteriormente esta labor no era concebida de esta forma y mucho menos ejercida por mujeres a causa de los estereotipos  de género, hoy muchas profesionistas están al frente de diferentes cargos y jerarquías, demostrando poseer cualidades muy específicas que incluso se cree que pueden arrojar mejores resultados, que los tradicionalmente liderados por hombres.

Liderazgo Femenino

Fomentar el liderazgo femenino, no solo contribuye a cerrar la grieta de participación, reconocimiento y percepción salarial, sino que además favorece a las organizaciones.

Así lo corrobora el resultado del estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que afirma que los negocios registran hasta 20% mayor rentabilidad cuando tiene mujeres en sus altos cargos.

Además se encontró que de 13,000 empresas analizadas, el 60% se benefició del trabajo de las mujeres en puestos directivos no sólo en materia de ganancias, sino también en creatividad y reputación.

Además, se dice que ciertas características que poseen las mujeres les permiten gestionar desde otra perspectiva, más orientada hacia la inteligencia emocional y el liderazgo horizontal, cuyos pilares son la confianza, formación de valores, guía, colaboración y motivación. Y aunque estas pueden ser claramente identificables en la personalidad de algunas mujeres, quizá en otras no, pero en términos generales se habla de cualidades como: 

  • Facilidad para gestionar crisis y adaptarse al cambio
  • Mayor sociabilidad y establecimiento de lazos cercanos que fortalecen el compromiso de los colaboradores 
  • Valora el trabajo en equipo, dando pie al desarrollo de la inclusión y contención de los miembros de un equipo.
  • Multitarea o habilidad para hacerse cargo de varias cosas a la vez, especialmente útil para tomar decisiones y afrontar crisis.
  • Flexibilidad y mentalidad innovadora, al ser menos renuentes al cambio.
  • Más empatía y capacidad de involucrar su lado humano o emocional.
  • Fortalecen la identidad individual y fomentan la participación equitativa en la toma de decisiones.

Liderazgo femenino y techo de cristal

El techo de cristal es una metáfora que designa un tope para el crecimiento y presencia de las mujeres en las organizaciones.

No se trata de leyes o políticas escritas, sino de costumbres, de malas prácticas como la designación por elección y no por mérito, y en general por los estereotipo e ideas erróneas de que la mujer no posee don de mando o autoridad, y que deberá elegir entre su carrera y su familia, y todo ello sesga sus posibilidades.

Este límite obstaculiza el ascenso de las mujeres hacia puestos de alta dirección e impide su presencia y realización personal, prueba de esto es que de acuerdo con el informe Women in Business 2020 de Grant Thornton en México, sólo el 16% de las mujeres ocupan un puesto directivo y, a nivel global, menos de un tercio de las juntas de directores cuentan con un 30% de participación femenina, de acuerdo con un análisis de la OIT.

Pero, ¿cómo impulsar el liderazgo femenino?

Conociendo el escenario actual de la participación de las mujeres en el ámbito laboral y los beneficios que trae consigo la gestión femenina, es necesario que las empresas impulsen acciones para generar un cambio a favor de la igualdad de género.

Existen ciertos lineamientos y pautas importantes al momento de buscar innovar la organización y llevarla a un plan más inclusivo y equitativo, tales como: 

  • Desarrollar una cultura de empresa, amigable en la que se respete las opiniones y aportaciones de las mujeres. 
  • Establecer metas de diversidad de género para aumentar la representación de las mujeres en los niveles directivos
  • Desarrollar el talento femenino en todos los puestos de decisión.
  • Asumir la representación paritaria en las juntas directivas.
  • Establecer la misma remuneración por trabajo de igual valor.
  • Desarrollar medidas contra el hostigamiento o acoso en el ámbito laboral.
  • Facilitar el balance entre la vida familiar y laboral de su personal.
  • Involucrar activamente a los hombres.

¿Cómo ha ido cambiando la participación de la mujer en el ámbito laboral?

De acuerdo con la OIT, la tendencia discriminatoria hacia las mujeres en los altos mandos de las empresas está cambiando de a poco gracias a los mayores niveles de educación que van armando generaciones de mujeres profesionales preparadas y conocedoras de sus derechos.

Dato que se refuerza por estudios del Foro Económico Mundial, que indican que en el futuro, 2 de cada 3 personas egresadas con titulaciones universitarias y de maestrías, serán mujeres.

El papel de RR.HH.

El área de RR.HH. tiene una importante influencia en estos cambios, encargándose de crear y difundir políticas explícitas encaminadas a la eliminación de obstáculos o diferencias hacia las mujeres. 

¿Quieres saber más de este tema?

Regístrate a nuestra mesa redonda de este próximo martes 8 de marzo, en donde platicaremos con mujeres líderes en sus ámbitos sobre lo que significa liderar desde una perspectiva femenina, cómo crear empresas más inclusivas y por qué es importante romper los techos de cristal y cerrar la brecha salarial.

¡No te lo pierdas! 👇

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.