Con el registro de 65,000 empresas de servicios especializados y más de 2.7 millones de trabajadores migrados a nóminas propias, México deja atrás el outsourcing.

El miércoles 1 de septiembre concluyó el plazo para que las empresas realizaran la sustitución patronal de sus trabajadores, evitando los efectos negativos en materia laboral y fiscal.

A partir de este mismo día queda prohibido el outsourcing o subcontratación de personal en México, permitiendo únicamente el suministro de servicios y obras especializadas, dando pie al inicio de una etapa de supervisión.

Y tras la prohibición del outsourcing, ¿qué sigue?

Por su parte, el Registro de Prestadoras de Servicios Especializados y Obras Especializadas (REPSE) seguirá abierto para las empresas que requieran registrarse, ya que a partir de esta fecha entran en vigor las disposiciones fiscales y de seguridad social, por lo que tanto proveedores, como usuarios de los servicios u obras especializadas, deberán acatarlas.

A continuación una recapitulación de algunos de los puntos más relevantes de la reforma:

◉ El registro en el REPSE es obligatorio para las empresas que pongan a disposición trabajadores propios en beneficio de un tercero.

◉ Brindar o contratar una actividad especializada sin registro ante la STPS podría ocasionar multas de hasta 4.4 millones de pesos. La simulación de estos servicios será considerado defraudación fiscal y podrá ser castigado con cárcel.

◉ No se podrán deducir facturas por concepto de suministro de personal. Únicamente serán deducibles o acreditables ante el ISR y el IVA los gastos por la subcontratación regulada por la STPS.

◉ Las prestadoras de servicios y las empresas tendrán que entregar reportes cuatrimestrales al IMSS y al Infonavit sobre los contratos de tercerización celebrados.

◉ Los nuevos contratos deberán incluir el número de registro y los folios de las actividades del objeto social o la constancia de situación fiscal registrados en el padrón y que correspondan con la actividad específica subcontratada.

◉ El registro tiene una vigencia de tres años y será imprescindible para poder continuar prestando los servicios especializados, por lo que tu proveedor deberá estar pendiente de su renovación.

◉ Prestar servicios que no estén registrados o que formen parte del objeto social o actividad preponderante de la contratante podrá ser motivo para que el registro sea cancelado. También lo será la existencia de adeudos fiscales o de seguridad social; dejar de cumplir con los requisitos del registro, transgredir la LFT; negarse a atender algún requerimiento de la STPS o no realizar la renovación en tiempo.

Recuerda que tu empresa será responsable solidaria de la prestadora de servicios y de sus incumplimientos, por lo que deberás estar al tanto de que ésta permanezca al corriente con sus obligaciones laborales, de seguridad social y fiscales.

¿Incorporaste a tus colaboradores a tu nómina?
Conoce de qué manera HolmesHR puede ayudarte a agilizar la gestión de tu capital humano.

¡Solicita una demo de la plataforma!

Webinar Outsourcing

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.