Si has escuchado sobre las redes sociales corporativas, seguro te preguntarás de qué manera pueden ayudar a agilizar el flujo de la comunicación con los empleados, cómo funcionan, qué obstáculos y qué beneficios implican.

Si bien es cierto que asociamos redes sociales con ocio y entretenimiento, y que incluso es difícil imaginar de qué manera pueden involucrarse en el contexto profesional, en la actualidad se han podido compaginar ambos conceptos, generando grandes beneficios tanto para las empresas como para colaboradores. 

¿Qué son las redes sociales corporativas?

Las redes sociales corporativas son herramientas digitales con fines de comunicación, que se utilizan en entornos laborales.

Su objetivo es agilizar la información y facilitar la interacción entre los integrantes de una organización, permitiendo la retroalimentación casi inmediata.

Los pizarrones informativos o los periódicos murales podrían considerarse como sus antecesores, aunque ya en la era digital el flujo de la información se ha hecho a través de correos electrónicos o intranet. 

Sin embargo, el cambio de hábitos de las personas y las necesidades de las empresas, concretamente las de comunicación, han evolucionado tanto que las funcionalidades que estas herramientas proveen, han empezado a ser insuficientes.

¿Qué funcionalidades tienen las rede sociales corporativas? 

Entre las principales funcionalidades que poseen las redes sociales corporativas, se incluyen las más comunes de cualquier red social.

• Perfiles. Información personal de cada usuario, a través del cual puede compartir información y revisar las novedades.

• Muro. Cada perfil tiene su propio muro, desde donde los profesionales podrán compartir noticias, imágenes o ideas con toda la comunidad y, a su vez, ver lo que otros comparten.

• Interacciones. Se interactúa a través de visualizaciones, recomendaciones y comentarios, algunas redes corporativas tienen la opción de compartir y mencionar a otros colaboradores, para iniciar la interacción.

• Mensajes privados. La mensajería privada permite centralizar y agilizar diversas acciones necesarias en un entorno organizacional. Algunas plataformas permiten enviar mensajes a una lista específica de personas. 

• Notificaciones. Una forma de estar pendiente de las novedades, sin la necesidad de tener la herramientas abierta todo el tiempo, es a través de las notificaciones, que por lo general se envían al correo electrónico.  

• Eventos. Algunas redes sociales corporativas incluyen la posibilidad de organizar eventos, tal y como sucede en Facebook. De modo que se puede gestionar la invitación y la respuesta de los usuarios.

• Buscador de perfiles. El buscador facilita la localización de ciertos colaboradores, ya sea para iniciar la interacción o para conocer datos de la persona, como contacto, puesto, jefe directo, etc.  Algunas plataformas incluyen la posibilidad de utilizar filtros, para hacer más efectiva la búsqueda.

¿Cuáles son los beneficios de implementar redes sociales corporativas?

Uno de los grandes beneficios de las redes sociales corporativas es que pueden ser configuradas de forma personalizada de acuerdo a lo que las empresas requieren, y dependiendo de esto, pueden generar ciertos beneficios, siendo algunos de los más relevantes:

• Inmediatez. Esta es una de las características más destacables de esta herramienta  y es que basta con ingresar desde cualquier dispositivo con acceso a internet, para estar pendiente de las novedades de la empresa e incluso recibir notificaciones de las más recientes publicaciones.

• Colaboración y comunicación interna. Favorecen el sentimiento de equipo y es un canal para conocer la opinión sobre la empresa, y así poder tomar acciones ante algún posible inconveniente.

• Acceso a la información. Ayudan a mejorar la gestión de la información, a ordenarla y llevar un registro de los recursos gráficos, audiovisuales, eventos o actividades.

• Productividad. Reducen el número de correos electrónicos y reuniones innecesarias, además de ayudar a eliminar barreras físicas y facilitar la interacción entre los miembros que forman parte de una organización, incluso si tienen ubicaciones diferentes o si no trabajan en proyectos en conjunto. 

• Sentimiento de pertenencia. Las redes sociales corporativas pueden ser la herramienta ideal para conectar con las personas y aumentar su compromiso y motivación, proyectando credibilidad y una imagen positiva hacia el exterior. 

También destaca la apertura hacia la transformación digital, pues una vez que se detectó la necesidad de una red social corporativa y se decidió implementarla, es probable que el cambio en la cultura organizacional este próximo.

Esto implicará nuevos hábitos y metodologías que permitan adaptarse a la nueva forma de relacionarse de los equipos de trabajo.

¿Cuáles son las posibles barreras al implantar una red social corporativa?

Más allá de la inversión económica y las implicaciones de la implementación, apostar por cualquier transformación es apostar por nuevas formas de trabajar… Y con ello se debe considerar que es posible que existan barreras a las que se deberá hacer frente. 

En ocasiones lo nuevo puede generar miedo y por tanto, rechazo. Ya sea por resistencia al cambio o por desconocimiento de las herramientas digitales.  

Pero además, pueden existir ideas tan arraigadas que dificulten la aceptación de estos sistemas en cierta parte de la plantilla sin importar la jerarquía. Hay quienes pueden preferir los flujos de información unilaterales, antes que la idea de que cualquiera pueda comentar y opinar públicamente.

¿Cuál es el papel del departamento de Recursos Humanos?

El papel de RR.HH. es fundamental: la respuesta de los colaboradores dependerá de cómo los responsables de RRHH transmitan las ventajas de esta nueva forma de comunicarse.

Además deberá adoptar un papel mucho más estratégico y creativo, como facilitador y gestor de la información. Para ello, deberá comunicarse con un lenguaje simple que fomente la participación,  genere interés y, por supuesto, que esté abierto a recibir retroalimentación (y saber qué hacer con ella). 

Si a través de esta herramienta se ofrece contenido de valor, los colaboradores comprenderán que ésta puede ayudar a mejorar su productividad, a la forma en cómo se relaciona con sus compañeros y cómo se siente con respecto a la empresa.

Estas acciones encaminadas hacia el colaborador, mejoran su percepción y de una u otra forma se reflejan hacia el exterior, beneficiando de retorno a la empresa.

Conoce más acerca de la importancia de situar al colaborador en el centro de las estrategias de la empresa.

Retos RRHH
Descarga gratis el ebook sobre los Nuevos Retos en la gestión de RRHH







Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.