Hay algo que las nuevas generaciones de colaboradores parecen valorar igual o incluso un poco más que la remuneración económica..se trata del Salario Emocional, es decir todos aquellos beneficios que contribuyen directamente en su bienestar y percepción de ser apreciado por la empresa, lo que impacta en la rentabilidad de las empresas. 

Por ello, vale la pena que éstas se replanteen la necesidad de una estrategia de salario emocional, tanto desde el punto de vista de la captación de talento, como para incrementar la retención y mejorar el sentido de pertenencia. 

 ¿Qué es el salario emocional?

Se refiere a los incentivos adicionales al aspecto económico, que se otorgan a los colaboradores por parte de la organización, a fin de hacer más agradable la jornada laboral y mejorar su calidad de vida y la percepción acerca de su relación con la empresa.

Aunque ha cobrado mayor interés, la realidad es que desde hace tiempo —y en la medida de sus posibilidades— las empresas que reconocen que la satisfacción de sus empleados, está directamente relacionada con la productividad, han llevado a cabo estas estrategias.

Beneficios del salario emocional

Está claro que buscar formas alternas a la remuneración económica, que impacten en la felicidad de la fuerza laboral, trae consigo enormes beneficios tanto para los colaboradores como para la empresa misma.  

Los más inmediatos serían la emoción y el mejoramiento del ánimo colectivo, que con el tiempo se convertiría en:

  • Motivación
  • Compromiso
  • Sentido de pertenencia
  • Agradecimiento
  • Orgullo 
  • Interés 

Lo que podría traer consigo:

  • Reducción del absentismo
  • Fidelización del talento
  • Menor rotación de la plantilla
  • Mayor productividad
  • Menores costes operativos

Además de transformar a cada colaborador en un embajador de la organización, que irá platicando de lo increíble que es trabajar para ella.

¿Cómo beneficia a los colaboradores y a la empresa? 

Incluso una buena remuneración económica puede ser insuficiente para hacer sentir satisfecho a un colaborador…. 

Imagínate alguien que gana una buena suma de dinero, pero cada día despierta con desánimo y acude al trabajo forzado por las responsabilidades, a enfrentarse al estrés y a un ambiente negativo en donde además no se siente valorado.

Por el contrario una persona que quizá no perciba la misma cantidad, pero que cada día se vea motivado por asistir a un empleo que le gusta, con personas y ambientes agradables, en donde sabe que su trabajo es reconocido y gratificado…

¡Así se ve el impacto del salario emocional desde la perspectiva del colaborador!

De acuerdo con Harvard Business Review, un estudio de 2017 arrojó que el trabajador promedio estaba dispuesto a aceptar un 8% menos de pago por la opción de trabajar desde casa. Lo que indica que los trabajadores asignan valor monetario a la flexibilidad.

En cuanto a las empresas…

El salario emocional que otorga una empresa puede ser determinante para atraer y retener enamorar al talento valioso, sin necesidad de incrementar los salarios. Lo que resulta especialmente conveniente, para las empresas de reciente creación, que no tienen suficientes recursos económicos. 

De acuerdo con el 6° estudio de búsqueda de empleo por internet en México de la Asociación de Internet MX, los horarios flexibles, servicio de comedor y días de descanso, son aspectos importantes para los mexicanos al momento de decidir aceptar una oferta laboral. 

De hecho, el 77% de los beneficios más buscados y ofrecidos, es el un buen ambiente laboral, incluso por encima de los bonos económicos.

¿Cómo implementar una estrategia basada en la felicidad de los colaboradores?

Si ya reconociste la importancia de este tipo de medidas, deberás tener en cuenta algunas recomendaciones para empezar a implementarlas: 

1. Deja de pensar que el salario emocional es cosa de las grandes empresas. 

Todas ellas están formadas por humanos al igual que la tuya, y todos quieren sentirse plenos y felices en sus empleos.

2. Ajústate a tus necesidades y sobre todo a tus posibilidades. 

Considera si habrá algún presupuesto y piensa de qué otra forma puedes ofrecer beneficios increíbles sin invertir grandes sumas. Considera también qué estás esperando obtener con eso, planifica, determina algunos objetivos y piensa cómo se los harás saber. 

3. Sondea qué hace feliz a TUS colaboradores. 

Lo que puede funcionar para unos, puede no hacerlo para otros. Por eso es necesario ofrecer lo que tu plantilla prefiera.

Averiguarlo no te tomará más que unos minutos de hacer y enviar una pequeña encuesta o una breve reunión. 

4. Organiza y ejecuta un plan de acción.

Una vez que seleccionaste los beneficios, con base en las necesidades de tus empleados y las posibilidades de la empresa…deberás pensar cómo implementarlas. 

Existen herramientas como que permiten a las empresas determinar un monto exacto destinado a cada colaborador, para que ellos elijan gastarlo en exactamente lo que ellos quieran o en donde la empresa determina qué tipo de beneficios otorgar (despensa, vestimenta, gasolina, etc.)

En este punto también deberás contemplar la forma en cómo se lo notificarás a los empleados y cómo se estarían gestionando en caso de solicitar alguno de ellos. 

5. ¡Medir, medir, medir! 

En Holmes nos encantan los análisis de resultados, y es que, es cierto que lo que no se puede medir no se puede mejorar. Nosotros creemos que toda implementación que se realice, debe poderse medir para conocer su impacto y eficiencia, y determinar si dejarlas, cambiarlas o eliminarlas. 

Una estrategia acorde a cada empresa

A pesar de que se tiene la idea equivocada de que únicamente las grandes empresas pueden ejecutar este tipo de acciones, la realidad es que solo hace falta que quienes las encabezan se convenzan de sus beneficios y se decidan a implementarlas. 

Y es que no se trata de un tema de enorme presupuesto…sino de elegir promover iniciativas que hagan felices a las personas que conforman la organización.

Desde asegurar mejores condiciones laborales, acordar horarios flexibles, planes de formación o cosas tan sencillas como el reconocimiento, la retroalimentación positiva, la posibilidad de crecer dentro de la empresa o recibir capacitación, etc. 

Formas de hacer felices a los empleados

  • Reconoce a tus colaboradores, sobre todo a aquellos que tienen un desempeño sobresaliente.
  • Ofréceles oportunidades de crecimiento y fomenta su desarrollo profesional. Por ejemplo, brindándoles cursos de formación o asistencia a eventos relevantes para el área en la que se desenvuelven.
  • Implanta horarios flexibles, dándoles la posibilidad de conciliar su vida laboral y personal.
  • Lugar de trabajo agradable: Desde buena iluminación, espacio y equipo adecuado hasta estaciones de café… Todos estos detalles son muy valorados por los colaboradores.
  • Fomenta y fortalece las relaciones interpersonales: generarás empatía en el equipo.
  • Establece pautas de convivencia y fomenta un ambiente de paz.
  • Crear canales de comunicación directa con la dirección de la empresa: es una forma de evitar que las malas prácticas se amplíen. Y por supuesto, es una forma de hacer sentir al colaborador que su opinión es muy valiosa. 

¿Cómo puedo compartir con mis colaboradores los beneficios laborales que otorga mi empresa? 

Ya sea que tu empresa ofrezca horarios flexibles, descuento en establecimientos, apoyo para capacitación, comedor, seguro de gastos médicos mayores, vacaciones o permisos adicionales a los de la ley… Con HolmesHR tendrás un espacio para compartirlo con tus colaboradores a través de listas visibles para ellos, en las que tú, como administrador podrás elegir el orden en que serán mostrados, dar más detalle sobre el beneficio y cómo obtenerlo y destacar alguno al que quieras darle mayor importancia. 

Atrévete a implementar una estrategia centrada en tu gente y su felicidad…y comprueba cómo los beneficios del salario emocional.

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.