El papel de Recursos Humanos se ha transformado rápidamente, pasando de ser únicamente operativo a cada vez más estratégico. Un departamento que apoya y da sustento al logro de los objetivos de negocio de cualquier empresa y esto —en gran medida— es gracias a la tecnología.

Para lograr llevar a cabo todas sus responsabilidades, este departamento tiene subáreas encargadas desde lo más administrativo, hasta el análisis, la ejecución de estrategias, etc. 

Dentro de todas estas actividades existen buenas prácticas de RR.HH. que con el tiempo se han ido aprendiendo y perfeccionando, y que —aunque podrían parecer incluso muy obvias— en la ajetreada operación diaria llegan a omitirse.

6 buenas prácticas de RR.HH. que suman valor a tu empresa

Independientemente de las acciones para retener, motivar y fidelizar a los colaboradores (e incluso como parte de estas estrategias) existen algunas prácticas que desde RR.HH. pueden procurarse para facilitar, agilizar y optimizar los procesos, y a continuación te compartimos 6 de ellas:

1. Tomarse el tiempo necesario para sumar talento con base en los objetivos

Las áreas de reclutamiento, selección y contratación deben estar en sintonía con todas las áreas del negocio, antes de iniciar un nuevo proceso para saber qué se espera de las nuevas contrataciones y cuál será su alcance.  

Asimismo es importante tomarse el tiempo necesario para encontrar a la persona ideal que habrá de cumplir dichos objetivos, y evitar que en aras de cumplir con las metas de ingreso caer en el error de elegir perfiles equivocados, que pronto deberán o decidirán dejar la empresa. 

Para ello, es necesario:

  • Ser claros sobre las habilidades y atributos críticos que se buscan.
  • Alinear la puntuación o relevancia que tendrán las cualidades a cumplir. 
  • Evaluar la posibilidad de desarrollar con capacitación los atributos difíciles de encontrar. 
  • Incorporar el uso de herramientas que faciliten la vinculación entre lo que busca la empresa y la persona que lo posee. Para ello la inteligencia Artificial (IA) y machine learning pueden ser muy útiles. 

2. Alinear los objetivos comerciales y personales

Para aprovechar los recursos al máximo, las empresas deben encontrar la manera de vincular su objetivo con los que sus colaboradores se sientan identificados, de forma que quieran ser parte de su consecución.

Tal como comentó Alma García Puig en entrevista exclusiva con HolmesHR:
“No es lo mismo decir que una empresa vende aparatos auditivos, que comprender que su objetivo es brindar la oportunidad a un padre de escuchar la risa de su hijo por primera vez”.

Cuando se alinea el talento con los objetivos comerciales, una organización atrae más fácil a las personas adecuadas.

Webinar | Cómo construir el mejor lugar para trabajar

3. Desarrollar el talento necesario para el crecimiento futuro

Considerar la prospectiva del negocio es también una buena práctica de RR.HH. que se puede concretar a través del desarrollo interno del talento que más adelante se hará cargo de esos proyectos u objetivos.

Además de ser mucho más rentable y benéfico en cuestión de ahorro de tiempo, se le da valor al conocimiento, experiencia y antigüedad de los colaboradores, lo que contribuye a su sentido de pertenencia.

Para ello, RH deberá aterrizar los objetivos futuros, en funciones, cargos, indicadores y requisitos cruciales y encontrar a los candidatos ideales para ascender en su carrera profesional, y de ser necesario proveer la capacitación necesaria para afinar sus habilidades.

4. Darle a la capacitación, la importancia que merece

Del mismo que cambian las necesidades del área de RR.HH., lo hacen las de otros departamentos. Ya sea sobre uso y aprovechamiento de la tecnología, nuevas metodologías, nuevos modelos de negocio, etc.

De ahí la importancia de mantener un enfoque en la actualización de los conocimientos de los empleados, quienes ocupados en atender sus actividades diarias, podrían estar dejando pasar la oportunidad de aprender e implementar nuevas formas de hacer las cosas, lo que obviamente puede beneficiar al negocio.

La capacitación es fundamental para mantener equipos de alto rendimiento porque ayuda a sus integrantes a identificar problemas del negocio y a contribuir en su solución. Como todo en las empresa y en la sociedad misma, se trata de evolucionar.

5. Involucrar a los líderes y jefes en la gestión de personas

Si bien es cierto que el departamento de Recursos Humanos está a cargo de coordinar los programas para la construcción de un buen clima y de asegurar el bienestar general de los colaboradores, el éxito o fracaso de estas acciones muchas veces depende del apoyo de los líderes.  

Si estos no confían en los proyectos o no participan activamente, las iniciativas tendrán un efecto limitado ya que por ende, no harán participes a sus equipos. 

En este caso, RR.HH. también puede acercarse a los líderes, aun cuando no se trate de managers o encargados de una área, sino esas personas que tienen influencia entre el equipo y que son escuchados, de modo que si les explican los objetivos y el alcance de sus estrategias, pueden ayudarles a transmitirles a sus compañeros y lograr que se concreten en menor tiempo o que su aceptación se incremente.

6. Entender las necesidades de los trabajadores

Esta recomendación es recurrente entre expertos de RR.HH. y siempre lo comentamos en nuestros webinars. Para implementar cualquier cambio o acción es muy importante conocer las necesidades e intereses de los colaboradores.

Por ejemplo, en el caso del salario emocional. De nada serviría brindar algo que por las características del colaborador, no va a usar o no le va a interesar y solo se desaprovechará esa inversión, alianza o esfuerzo.

Por ello es que las encuestas son tan útiles, porque permiten saber qué necesitan, qué los motiva, cómo pueden hacer mejor su trabajo, etc. De tal forma que involucrar a las personas en las decisiones que los impactan directamente, a lo largo de todo su ciclo en la empresa, es clave para mejorar la relación con ellos.

Manos a la obra

Hasta aquí puedes estar pensando en que quizá no todas estas buenas prácticas de Recursos Humanos aplican para tu negocio, sector o plantilla.

Por eso es necesario conocer a tus colaboradores y la cultura de la empresa, así como sus limitaciones, y a partir de ello determinar cuáles podrían aplicar, elegirlas y darles seguimiento.

Para ello te recomendamos preguntarte:

  • ¿Esta práctica tiene sentido para la estrategia de tu organización? 
  • ¿Qué valor concreto te aportaría? 
  • ¿Cuáles son las consecuencias que tendrá para la empresa implementar esta práctica? 
  • ¿Qué dificultades podrías esperar?
  • ¿Cuánto trabajo te costaría involucrar a los implicados?

Recuerda que estas prácticas combinadas con la tecnología pueden ayudarte enormemente a agilizar los procesos de tu área, impactando en los objetivos de la organización. Solicita una demo de HolmesHR y conoce de qué forma podemos ayudarte.

Encuestas de clima

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.