El downsizing es una estrategia que consiste en reducir el número de colaboradores hasta alcanzar la cantidad mínima idónea para su operación. 

La disminución de personal es una de las alternativas más adoptadas por organizaciones que buscan ahorrar gastos estructurales, más aún cuando las cifras del mercado distan de las previstas. 

A continuación te contamos qué es downsizing, cuáles son sus tipos, beneficios, inconvenientes y cómo llevarlo a cabo. 

Qué es el downsizing

Downsizing proviene de las palabras en inglés down (bajar) y sizing (tamaño), lo que se traduciría literalmente como “reducir el tamaño”. Como concepto se refiere a disminución de la cantidad de personas que trabajan en la empresa.

Tipos de downsizing

Existen dos tipos de estrategias de disminución de personal, según la causa que los motive:

Downsizing reactivo

Se produce cuando la empresa debe recurrir a este como una manera de enfrentar la realidad de su entorno o porque no queda más remedio que hacerlo para sobrevivir. También por no haber realizado los estudios y cálculos necesarios acordes a las expectativas. 

Downsizing proactivo

Se produce después de realizar un estudio, planificación y cálculos necesarios, con la debida anticipación y ante situaciones que podrían comprometer la viabilidad económica y operativa de la organización.

A diferencia del reactivo, esta es una decisión racional, lógica y ordenada con la que se busca  convertir a la compañía en una más productiva, eficiente y competitiva a través de la implementación de un plan estratégico.

Beneficios del downsizing

Pero lejos de prescindir de algunos colaboradores para únicamente ahorrar en gastos de personal (que también podría ser válido en ciertos casos), esta estrategia busca mejorar la estructura operativa a través de la reorganización y aprovechar mejor los recursos de los que se dispone, a partir de una selección exhaustiva de quiénes son los empleados idóneos para permanecer en la empresa.

Algunos de sus principales beneficios son:

Optimiza los recursos

Al implementar correctamente la estrategia de downsizing es posible tener un mayor visualización y control de los puestos, las actividades y funciones, permitiendo determinar aquellos que no son necesarios, que pueden simplificarse u omitirse. Con un organigrama es posible dar visibilidad a la estructura de tu empresa.

Simplifica la operación

Relacionado con el punto anterior, tener una estructura mejor organizada y estructurada permite orientarla a ser más funcional y ágil, eliminar obstáculos burocráticos y facilitar la toma de decisiones. 

Mejora la comunicación interna

Retomando la eliminación de la burocracia, contar con una estructura mejor planificada permite  que, al existir sólo los puestos imprescindibles, existan menos intermediarios y la comunicación fluirá menos adulterada y de forma más ágil.

Reducir gastos de personal

Como ya mencionamos, otra consecuencia de esta estrategia es el ahorro de costos de personal, ya que obviamente no es lo mismo pagar sueldos y todo lo que conlleva cada nómina de 100 empleados que hacerlo con 80.

Es importante recordar que esta relación es válida para el downsizing, siempre y cuando esos 80 colaboradores pueden realizar efectivamente el mismo trabajo que los 100 que eran originalmente.

Inconvenientes del downsizing

Esta estrategia debe ser muy bien pensada, analizada y ejecutada para, en la medida de lo posible, tener la menor cantidad de repercusiones negativas, ya que de lo contrario podría significar:

Temor y desmotivación laboral

El downsizing de tipo reactivo es el más perjudicial para las empresas, pues producirá que sus empleados tengan una constante sensación de inestabilidad, pensamiento de que son prescindibles e incluso pueden desarrollar estrés, lo que puede reducir su rendimiento. 

Fuga de talento

Un downsizing mal gestionado puede alejar a buenos colaboradores y hacer que permanezcan algunos no tan calificados. Para evitar esto, debe realizarse una exhaustiva selección con base en indicadores previamente establecidos y en los que predomine el enfoque en resultados, evitando que la elección sea al azar. 

Adicionalmente existirá el desempleo como daño colateral. Aunque necesarios, estos procesos nunca son agradables, sin embargo un aliciente es saber que la decisión se ha tomado con base en el propio desempeño.

Recuerda que este procesos no tiene porque ser conflictivo, para ellos te recomendamos leer:
“Offboarding, la importancia de decir adiós en los mejores términos”.

Cómo llevar a cabo el downsizing

Antes que nada te recomendamos tener en cuenta las consecuencias jurídicas de recurrir a un recorte de personal, ya que de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, en México existen 15 motivos de despido justificado sin responsabilidad para el patrón y de lo contrario la empresa estaría obligada a pagar la indemnización que corresponde a 3 meses del salario, prima de antigüedad y el pago de tu finiquito, es decir, vacaciones, prima vacacional y aguinaldo proporcionales, más prestaciones que apliquen en cada caso.

Si ya tiene contemplado esto y aún así piensas en el downsizing como una opción, te recomendamos contemplar los siguientes aspectos:

  • Determinar qué objetivos se pretenden conseguir. 
  • Definir si existe la verdadera necesidad de recurrir a él (reducir costes, mejorar los procesos, mejorar los objetivos, etc.) y si vale la pena.
  • Considerar las condiciones en que se encuentra la empresa.
  • Determinar las herramientas o posibilidades con que cuentan.
  • Elaborar un plan administrativo.
  • Iniciar una metodología de trabajo lógica y organizada.
  • Identificar a qué puestos o secciones de la empresa va a afectar el recorte de plantilla. 
  • Definir si será necesario eliminar, fusionar o redefinir los puestos o tareas. 
  • Evaluar los indicadores a tomar en cuenta y obtener resultados.
  • Identificar de qué trabajadores concretos se va a prescindir.

La tecnología como aliada para una mejor ejecución

Para realizar el downsizing de forma eficaz y satisfactoria se requiere de contar con información clara y fehaciente, para ello un software de gestión de capital humano es especialmente útil, ya que no solo te proporciona información sobre la evaluación del desempeño, sino de algunos otros indicadores que pueden resultar valiosos para descartar o seleccionar a los colaboradores, tales como antigüedad, edad, preparación académica, etc.

Además es posible visualizar a la plantilla de forma sencilla desde el organigrama para detectar quién se encarga de qué actividad o esta involucrado en cierto proceso que se planee fusionar o eliminar.

Si quieres más información sobre cómo puede apoyarte HolmesHR en tu estrategia de downsizing, solicita una demo. Hay otros procesos que podemos ayudarte a automatizar y simplificar para que puedas dedicarte a acciones de mucho mayor impacto.

People Analytics

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.