Ante la (tristemente común) práctica de explotación laboral, se ha puesto al descubierto una práctica en respuesta a ésta, llevada a cabo por los colaboradores, a la cual se le ha dado el nombre de “renuncia silenciosa”.

A continuación te contamos de qué se trata, cómo funciona y cómo afecta, para que puedas detectar si este fenómeno ocurre entre tus colaboradores y poner manos a la obra para evitar que su impacto sea mayor.

Si bien temas como la sobrecarga y el estrés laboral han existido desde siempre, después de la pandemia nos ha sido mucho más sencillo visualizar y estar conscientes de su impacto negativo en el bienestar de los colaboradores y en el desempeño de las empresas.

De hecho, de acuerdo con la OMS, al menos el 75% de los trabajadores a nivel mundial han manifestado síntomas de agotamiento laboral, lo que como repercusión ha dado paso a la ‘renuncia silenciosa‘.

¿Qué es la renuncia silenciosa?

La Renuncia Silenciosa, traducida al español de su término original “Quiet quitting”, es un concepto originado en redes sociales, que aunque quizá puede estarse presentando de forma más común recientemente, siempre ha existido en mayor o menor nivel. 

En términos generales, la renuncia silenciosa consiste en realizar el mínimo esfuerzo posible en el trabajo para evitar ser despedido, pero sin sacrificar el tiempo personal o la salud mental.

Es decir, se trata de no invertir más tiempo ni esfuerzo del requerido. Llegar, cumplir las actividades y retirarse justo a la hora de salida, sin mayor implicación o intención de realizar aportaciones o esfuerzos adicionales que los señalados como parte de sus responsabilidades. 

La importancia de identificar este fenómeno 

Es importante establecer que el quiet quitting no significa holgazanear, sino remarcar los límites ante tareas o responsabilidades que se salen de las obligatorias, cuando éstas empiezan a excederse y afectar el descanso, salud o ánimo del colaborador. 

Asignarle un nombre y hablar de él nos permite ser conscientes de su existencia y, ya sea como empleado o empleador, tratar de evitarlo y reducir su impacto negativo.

Ojo, es importante mencionar que no hablamos de que se trate de una práctica generalizada. Obviamente habrá colaboradores que no se sientan identificados con esta práctica aún que sientan una desvinculación o desmotivación con respecto a los objetivos de la empresa, y esto puede deberse al temor de ser despedidos o simplemente porque su formación o personalidad les impide dejar de dar su mejor esfuerzo.

Cómo afecta la renuncia silenciosa a las empresas 

Está de más decir que la apatía, el desinterés y la falta de motivación afecta en gran manera el desempeño de las empresas. 

Y aunque algunos podrán estar de acuerdo con la renuncia silenciosa —en el sentido de corresponder de la misma manera en la que una empresa con malas prácticas, lo hace— la realidad es que ni para los colaboradores es sano trabajar con desánimo, como tampoco lo es para las empresas.

Pongámoslo en contexto…

En un escenario ideal, todos los colaboradores deberían poder despreocuparse del trabajo y “cerrar ventanillas” puntualmente al cierre de su jornada. Sin embargo, los imprevistos son comunes, en todas las empresas surgen actividades que pueden complicarse o tomar más tiempo.

Si en una empresa todos los colaboradores adopataran la posición de la renuncia silenciosa: apagaran sus computadoras, dejaran de contestar, salieran en punto o simplemente  no quisieran resolver un imprevisto…se generarían graves problemas.

Cómo abordar la renuncia silenciosa en mi organización

Lo más importante ante estos casos es mantenerse alerta y prevenirlos, ¿como? propiciando la comunicación bidireccional y las mejoras en el bienestar de los colaboradores.

En diversas ocasiones, en HolmesHR hemos hablado de la relevancia que ha cobrado la conciliación de la vida laboral con la personal, el interés de los colaboradores en privilegiar su salud mental y en obtener el reconocimiento  y retribución adecuada. Y es en esos puntos en los que deben centrarse las empresas.

Por ello, una forma en que las empresas pueden enfrentar esta situación es estableciendo flexibilidad laboral  y lineamientos claros. Es importante dejar de manifiesto que al igual que habrá días en los que un colaborador requiera salir antes o solicitar un permiso, habrá ocasiones en que los colaboradores deban apoyar a concluir una actividad en horas extraordinarias.

Por supuesto que lo recomendable es que estos casos no sean recurrentes, o de lo contrario lo correcto sería cumplir la ley con lo que respecta al pago de horas extra.

Si requieres más tiempo para pensar, desarrollar e implementar las estrategias que te permitan re-enamoren a tus colaboradores, agenda una reunión con uno de nuestros asesores y conoce de qué manera HolmesHR facilita tus procesos operativos.

Software de RRHH

Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd (HolmesHR). Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.